Roberto Carabajal, uno de los héroes sin armas de nuestras Malvinas


Formó parte de la marina mercante durante la guerra de Malvinas. Nació en La Viña, de joven viajó a Buenos Aires donde se unió a la Armada Argentina. A los 33 años participó en la guerra que hoy recordamos homenajeando a los caídos y veteranos.

“Hoy llueve y lloran nuestros veteranos, hace muchos años que no tenemos un 2 de abril con lluvia. Es triste no poder rendir los honores como corresponde, como lo hacemos siempre”,manifestó Roberto Carabajal, veterano de Malvinas a InformateSalta. 

Roberto fue uno de los más de 700 hombres y mujeres que tripularon una treintena de buques mercantes y pesqueros, que sin armamento ni entrenamiento bélico protagonizaron incontables misiones tácticas y logísticas durante el conflicto de 1982. 

marino mercante2

“Yo integraba la Marina Mercante, mi función fue el re aprovisionamiento, la ayuda logística en el conflicto. Salíamos del puerto del sur de Santa Fe, Rosario, Buenos Aires, y trasladamos mercadería, ropa y lo que hacía falta para la logística del conflicto”, relató a InformateSalta Carabajal.

De acuerdo al testimonio, “al transporte mercante había que llevarlo a Ushuaia, al puerto Deseado de San Julián y eventualmente a las Islas, a veces algunas cosas se transportaban a buque de más porte a al Carcarañá, que también lo hundieron. En isla de los Estados murieron 15 marinos mercantes en pesqueros”.

Roberto nació en La Viña, pero a los 16 años fue a Buenos Aires, donde se integró a la Armada Argentina.”El conflicto de Malvinas me encontró como mercante con 33 años. Tenía 4 hijos y en ese momento mi mujer estaba embarazada. Yo sabía que estaba cumpliendo con mi deber, yo estuve 80 días afuera hasta que pudimos volver a Buenos Aires. Estaba tranquilo, tenía fe que íbamos a salir bien, pero muy triste cuando fue hundido del ARA Isla de los Estados y estábamos cerca del crucero Belgrano cuando lo hundieron”.

Carabajal recordó al único marino mercante salteño que falleció en los enfrentamientos bélicos, Antonio Máximo Cayo, de Chicoana.


“Cuando yo quise rendirle homenaje y busqué a sus familiares, sólo encontré a una hermana que vivía en Buenos Aires. Viajé para hablar con ella 26 años después del conflicto de Malvinas, y ella hasta ese momento no podía aceptar la muerte de su hermano. Pudo empezar a aceptar la pérdida de su hermano”.


Un 2 de Abril diferente

El día es triste, no para de llover y la gente permanece encerrada sus casa, con temor y angustia. Los actos de homenaje a los veteranos y caídos de Malvinas hoy no puede celebrarse, pero Roberto nos alienta a recordarlos y homenajearlos todos los días. 

WhatsApp Image 2020-04-02 at 11.24.29 AM

“Cuando uno recuerda a los amigos y a los compañeros siempre hay un dolor porque están los familiares de los amigos, pensar que uno se reencontró con sus familias y muchos no pudieron hacerlo. Le pedimos a la sociedad que hoy enarbolen sus banderas, tenemos que recordarlos todos los días. El veterano no muere en combate, muere cuando es olvidado. Tenemos que recordarlos los 365 día, como recordamos a cualquier héroe patrio, el veterano es una figura muy representativa, son personas que dieron la vida para que ese pedazo de territorio, al menos por 72 días, tenga flameando nuestra bandera”, expresó.

Anterior Ingreso Familiar de Emergencia: ¿Cómo saber si accederás al beneficio?
Siguiente Para poder ingresar a Jujuy habrá que pagar por un test de coronavirus